Paternidad

Preparación para la paternidad: 16 maneras de prepararse para convertirse en papá

Ya sea que todavía estés lidiando con el shock o has estado esperando este momento durante años, descubrir que vas a ser padre es un momento que define la vida. Es normal tener una mezcla de sentimientos, desde pura alegría hasta terror absoluto, incluso si esto es algo que siempre has querido.

Con toda honestidad, es difícil sentirse completamente preparado para convertirse en padre. Sin embargo, tenemos algunas ideas para usted mientras espera el nacimiento de su pequeño y también para poner en marcha en los meses emocionantes pero agotadores, emocionantes pero agotadores a seguir!

1. Comience su investigación
Puede que no seas tú quien lleve físicamente al bebé, pero eso no significa que no seas parte de la experiencia de embarazo y parto. Lo mismo puede pasar para aquellos que están usando un sustituto o adoptando — definitivamente hay maneras de sentirse involucrados.

Hay muchos libros por ahí escritos para padres expectantes, pero no tienes que limitarte a esos. Únase a algunos grupos en línea o regístrese para un boletín informativo sobre el embarazo.

Si tu pareja está experimentando síntomas de embarazo, desde náuseas matutinas hasta acidez estomacal, haz algunas investigaciones. Entender lo que están sintiendo puede ayudarlo a apoyarlos mejor mientras llevan a su hijo.

Cuando llega el momento del parto, el nacimiento y el cuidado de un recién nacido, saber qué esperar puede hacer que todo sea una experiencia mucho mejor. Lea acerca de los partos vaginales y por cesárea, la lactancia materna, el cambio de pañales y mucho más.

2. Ponerse saludable
Antes de que llegue su bebé es un gran momento para centrarse en su propia salud. Si fumas, intenta dejarlo. Se ha demostrado que la exposición al humo durante el embarazo aumenta el riesgo de defectos cardíacos congénitos en recién nacidos.

¿Cómo están tus hábitos alimenticios? Comer bien ahora ayudará a alimentar sus largos días (¡y noches!) de nueva paternidad. Si tu dieta podría beneficiarse de algunos pequeños cambios, considera estos intercambios saludables. O agrega algunos alimentos ricos en fibra e inmunodeleñas a tus comidas.

Si ha pasado un tiempo, programe un examen físico anual con su médico de familia o internista. Y averigüe si está al día con todas sus vacunas, como la tos ferina.

3. Hable sobre la crianza de los hijos con su co-padre
Ahora es un buen momento para iniciar discusiones sobre el tipo de padres que planeas ser. ¿Los dos están todos en la lactancia materna? (¡El apoyo del padre es fundamental para el éxito de la lactancia materna!) ¿Quieres que el bebé duerma en una cuna en su propia habitación tan pronto como llegues a casa? ¿Los dos estarán trabajando? ¿Cuáles son sus planes para el cuidado de niños?

Recuerden que estas cosas siguen siendo teóricas para los dos. Una vez que el bebé llega, tus sentimientos pueden cambiar. La lactancia materna puede ser más difícil de lo que esperabas o tal vez quieras repensar tus sentimientos sobre el pañal de tela.

También hay discusiones que aún no serán relevantes, pero son importantes. Discutir la disciplina, incluyendo cosas como las nalgadas, debe suceder antes de que su hijo se convierta en un niño pequeño. Comenzar la discusión ahora abre esas líneas de comunicación y le ayuda a entrar en la misma página de crianza.

4. Empezar a jugar en equipo
Hablando de estar en la misma página, ahora es el momento de empezar a pensar en sí mismos como un equipo. Usted, su co-padre y su bebé están vinculados de por vida, incluso si su relación romántica con su co-padre no continúa. Es una buena idea empezar a ver todo a través de esa lente y dejar ir la puntuación como si estuvieras en una competición.

Si la persona que lleva a su hijo se siente exhausto y lidia con las náuseas matutinas, ayudarlo también es ayudarlo a usted y a su bebé. Alimentarlos con lo que son capaces de comer, recoger la holgura en el servicio de limpieza, o asegurarse de registrarse en ellos todos los días son algunas maneras en las que puede apoyar su propósito común: cuidar de su familia.

5. Decidir sobre el padre que desea ser
No todo el mundo tiene una gran relación con su propio padre. Si tienes la suerte de tener un gran padre propio, tal vez quieras ser como él, y eso es maravilloso.

Si tu propio padre dejó mucho que desear, puedes sentirte nervioso por tu propio papel como padre. La gran noticia es que puedes decidir cómo te acercas a la paternidad.

Encuentra tus propios modelos de paternidad. Estás creando este rol desde cero y depende de ti decidir cómo quieres que se vea.

6. Encontrar compañeros papás
En esa nota, es genial encontrar otros padres para tu grupo de amigos. Tener a alguien familiarizado con los desafíos de la paternidad te da una salida y un lugar para hacer preguntas, desahogarse o conmiserar sobre la experiencia de convertirte en padre.

Hay grupos en línea, grupos eclesiásticos y grupos que puedes encontrar a través de tu médico u hospital.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back To Top